Consejos para realizar el examen práctico

metric l

Desde Mètric Autoescuela queremos daros algunos consejos para ayudaros, en la medida de lo posible, en el gran momento del examen práctico de conducir, ahí van:

  • En primer lugar, escucha a tu profesor, él mejor que nadie sabe cuándo es el mejor momento para presentarte a examen. Piensa que tanto para ti como para él es importante que estés suficientemente preparado para aprobar a la primera, Esto le dará prestigio a él y al centro de formación.
  • ¡¡¡Nervios fuera!!! ya sabemos que es muy fácil decirlo, pero si realizas el examen con la misma actitud que tienes en las prácticas, tendrás a tu favor la prueba y con ello muchas posibilidades de conseguir el aprobado.
  • En cuanto el examinador suba al vehículo, la educación y un poco de alegría nunca están de más, se amable y relájate, él está ahí para ayudarte, si haces las cosas bien aprobarás seguro.
  • En primer lugar acomódate  bien, no tengas prisa y ajusta bien el asiento, el volante y los retrovisores: este paso es muy importante pues si no lo hacemos bien puede hacer que la prueba se complique mucho, si no veo o no llego bien a los pedales, mal lo tengo, ¿no?
  • No enciendas el motor hasta que no te lo indique el examinador, antes deberás firmar y quizás te realicen una pregunta relativa a los mandos o al mantenimiento del vehículo.
  • En cuanto enciendas el motor comprueba en el tablero de instrumentos, que están apagados los testigos de los cinturones de seguridad y del freno de estacionamiento.
  • En cuanto el examinador te indique que puedes comenzar, respira hondo 3 o 4 veces antes de comenzar, tómate 5 segundos para rebajar un poco la tensión.
  • Comienza la marcha de forma suave hasta que te vayas sintiendo más seguro.
  • A partir de entonces, cualquier duda o pregunta debes planteársela al examinador, no a tu profesor. Siempre puedes preguntar al examinador si no has escuchado o entendido bien una indicación.
  • Vigila y controla regularmente la velocidad, debe ser la adecuada a cada situación, no debes superar los límites pero tampoco ir demasiado despacio.
  • Aplica en cada maniobra la regla R-S-M: retrovisor-señalización-maniobra. En caso de duda, siempre será mejor no realizar una maniobra antes que crear una situación de peligro.
  • Mira los retrovisores regularmente.
  • Intenta mirar siempre a cierta distancia del vehículo para poder anticipar cada maniobra o cada situación conflictiva. Cuanto antes identifiquemos un peligro, más tiempo tendremos para pensar y buscar una solución.
  • Si notas que los nervios te van ganando, baja la velocidad, siempre será mejor que nos pongan una falta por velocidad que por pérdida de dominio del vehículo. Incluso, si necesitas parar unos minutos, puedes pedirlo al examinador.
  • Utiliza la marcha adecuada para cada velocidad y situación: se debe utilizar la caja de cambios con frecuencia.
  • Si el motor se cala, no pasa nada, vuelve a encender y continúa.
  • Al llegar a cualquier intersección, siempre busca el carril que te lleva hacia donde quieres y las señales de prioridad.
  • Modera velocidad ante cualquier posible situación de riesgo que puedas prever, sobre todo si te encuentras con peatones o ciclistas.
  • Mantén una distancia de seguridad amplia con el vehículo de delante y con los laterales.
  • No pierdas de vista los semáforos hasta que estés casi debajo de ellos.
  • Realiza las glorietas por la derecha y observa bien los vehículos que giran contigo en ellas.
  • En caso de que no te digan ninguna dirección, y siempre que la señalización te lo permita, deberás seguir de frente.

Si sigues estos consejos, y con un poco de suerte, aprobarás seguro.

Deja un comentario